¿Conoces Torrevieja?

Lo primero que llama la atención de Torrevieja es su entorno, en el que destacan dos lagunas saladas, una rosa y otra verde, que conforman el Parque Natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja. Entre las dos ocupan un total de 3.700 Has., nada menos que el 52% del territorio local, y recogen una enorme riqueza biológica reconocida tanto a nivel nacional como internacional. Por esto, hemos de hablar desde el principio de un municipio turístico singular, donde el medio ambiente se erige como un importante activo turístico.

El origen de Torrevieja no es menos curioso. Todo empieza con la actividad pesquera, allá por el S. XVIII, cuándo los pescadores y marineros empiezan a utilizar la costa torrevejense para refugiarse en los días de "mala mar". Desde aquellos tiempos, el por aquel entonces pueblo, empieza a acoger marinos de distinta procedencia, sobre todo emigrantes napolitanos y genoveses, cosa que por otro lado es fácil de constatar en Torrevieja, dónde destacan los apellidos italianos como Parodi, Zechini, Boracino, Fortepiani, etc.

Por cierto, ¿sabes por qué Torrevieja se llama Torrevieja?
Hablar de esta ciudad es hablar fundamentalmente de dos cosas: sal y mar. Sal en primer lugar, porque es el verdadero origen de este pueblo. Desde antaño, el espacio torrevejense ha sido un lugar propicio para la explotación de la sal generada en la Laguna de Torrevieja, lo que dio lugar a que en el año 1803 se trasladase a Torrevieja la Administración de las Reales Salinas, situadas en la cercana pedanía de La Mata. Éste ha sido el verdadero origen de la ciudad, al permitir la fijación de población. Es así como los torrevejenses empezaron a desarrollar un pueblo cuyo nombre deviene de la antigua Torre Vigía, o Vieja, situada en las Eras de la Sal, el antiguo embarcadero de sal. Es en estos momentos cuando se desarrollan distintas actividades, entre las que va a destacar el comercio marítimo de la sal con destino en diversos puertos del Caribe. Este apreciado mineral era intercambiado por productos exóticos como la caña de azúcar, madera de caoba, etc. Como resultado de esos viajes de ida y vuelta nace la habanera, el canto torrevejense por excelencia, que adaptaron los marineros como forma de expresar las experiencias vividas en sus largas travesías.

Sol, Playa y Mar. Una costa de ensueño
El litoral de Torrevieja es muy extenso, contando con un total de 14 km. de costa en la que podrás encontrar multitud de playas y calas en las que refrescarte y relajarte, alguna de ellas paradisíaca. De norte a sur destaca la Playa de La Mata, la más extensa, con casi dos kilómetros de longitud y un sistema dunar caracterizado por la abundancia de dunas fósiles. Si te gustan las playas amplias y tranquilas, La Mata es una muy buena elección. Un poco más al sur, en el lugar donde algunos historiadores localizan el germen de lo que hoy es Torrevieja, encontramos el Cabo Cervera y la playa del mismo nombre: Playa de Cabo Cervera. Aquí se localizaba una antigua Torre Vigía, la llamada Torre del Moro, por cierto, con un mirador turístico desde el que tienes una panorámica espectacular que abarca desde el Mar Menor -al sur- hasta el Cabo de Santa Pola -al norte-. Si seguimos recorriendo el litoral hacia el sur nos encontraremos con "Las calas", una zona tranquila en las que puedes practicar buceo o simplemente disfrutar de un buen baño. Al sur de "Las Calas" encontramos la Punta del Salaret, que da abrigo a la Playa de Los Locos, una llamativa acepción que se desprende del antiguo sanatorio que allí existía. Esta playa, ya dentro del casco urbano torrevejense, posee multitud de servicios para el visitante.


Si tienes suerte, podrás degustar en alguno de sus bares el "famoso" pulpo seco torrevejense, al que obligatoriamente deberás acompañar con una fresca "paloma". Si sigues camino al sur, dirección al centro de Torrevieja, pasarás por la Cala o Curva del Palangre y Punta Margalla, en la que se ubica el Monumento a las Culturas del Mediterráneo, espacio comúnmente conocido como "Las Columnas". Desde este hito ya podemos observar la playa más famosa de la ciudad, la Playa del Cura. De este lugar debemos resaltar la gran cantidad de servicios que ofrece al turista, con numerosos restaurantes, chiringuitos, kioscos, etc., en los que podrás refrescarte y disfrutar entre baño y baño. Una Playa perfecta para disfrutar de un día diferente con la familia.

Torrevieja cuenta con un clima excepcional; un clima mediterráneo muy influenciado por la cercanía del mar y la situación desplazada dentro de la península ibérica, a sotavento de los frentes nubosos del oeste. Este hecho origina una temperatura media anual muy suave y una gran cantidad de horas de sol al año, un clima que, junto a otros factores, ha situado a Torrevieja como un lugar perfecto para residir y, cómo no, disfrutar del mar.